Llorar por un amor, llorar por alguien que ya no está, llorar por una sentimiento que se juraba eterno, desafortunadamente el sufrimiento es parte de la naturaleza humana y cada persona debe vivir algunas experiencias para poder ser grande y mejor persona.

El llanto nos permite desahogarnos, nos deja sacar de dentro de nosotros ese dolor que nos agobia, esa sensación de sufrimiento, esa pesadez que invade nuestro cuerpo y nos arrincona tristes y heridos, llorar remedia el dolor, nos pone sensibles, nos deja sacar una pena.

Al sufrir aprendemos, el llanto nos enseña a ser más fuertes, a sobrellevar y soportar mejor las cosas, a lidiar cualquier calamidad por terrible que esta sea, al llorar expulsamos de nosotros al dolor, al malestar, al ahogo, a la tristeza, a la noche, al frio, al hambre.

Nunca contengas el llanto, no te hagas el fuerte, el invencible, deja que tú organismo libere aquello que te pone así de esta manera, el llanto no te hará menos hombre.

Berny Polanía V.












0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Arriba