Nada más grande que sentir a nuestro interior, cuando el corazón descifra este sentimiento y lo plasma en canción, es increible como sin remedio toca otros corazones, cada ser se entremezcla con esa sensación y la comparte llorando o sonriendo.

La música es capaz de plasmar en el aire esa tecla invisible que nos abre los sentimientos, la música hace danzar sensaciones en el viento que nos impulsan a estar mejor, nos relaja, nos contagia, nos hace bailar, nos permite sentir, nos permite expresar y descubrir.

La habilidad de una melodía solo puede compararse a amar, ofrece posibilidades en nuestra mente que desconocemos, es una mezcla de colores invisibles que bailan y nos enredan en sus notas, hablemos sin rencores, contagiemonos todos de un inmenso abrazo musical. 

Berny Polanía V.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Arriba