Cada persona es un mundo e individualmente cada ser humano representa muchas cosas, ni hablar de lo que pasa cuando dos corazones se enamoran, al compartir sentimientos se siembra una semilla imborrable, no importa si ya no están juntos esos corazones.

Quedan dentro de nosotros mil sensaciones, recuerdos, sentimientos, caricias, besos, y así pasen mil años ese sentimiento, marca, genera una remebranza imparable, que aflora cada de vez en cuando y nos sacude hacia algo que exisitó y dejó su marca. 

Es la marca registrada de cada corazón que en el universo grita que hubo un amor, que grita que se unió alguna vez con otro sentimiento e intercambiaron un querer que finalmente y aún al pasar del tiempo, hace notar que en ambos corazones yace un pedacito del otro por siempre.

Berny Polanía V.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Arriba