Si al principio era simple relacionarnos, luego de un tiempo y muy a pesar de haber jurado que nunca pasaría de aquí, ahora nos miramos diferente y ya comienza una transformación a dejar ver que acaba de nacer un nuevo sentimiento.

De la amistad al amor hay solo un pequeño brinco de ilusiones, es dejar de conocer un ser humano y ahora idealizarlo como la más anhelada ilusión, el mayor deseo de recibir y ofrecer aquello que tenemos cubierto bajo este enamorado corazón.

Quien diga que no ha experimentado esta metamorfosis es quien aún no ha vivido una maravillosa expriencia, nada como amar y recibir de la vida, una completa experiencia de amor, que anhela mantenerse, porque como seres humanos no conocemos nada  más especial que amar.

Berny Polanía V.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Arriba