La lluvia inspira muchas cosas, quizás por el frio, tal vez por ser un momento sui generis del clima, a lo mejor porque incita al encierro, o a quedarse en casa escampando, porque nos hace volar la mente y poner la imaginación a pensar en mil cosas, mientras contemplamos la lluvia, su ruido al chocar sobre el tejado, o cuando vemos las gotas caer y deslizarse sobre las hojas en el patio.

Algunos consideran que la lluvia es triste, lo cierto es que cuando llueve provoca quedarse en cama, provoca abrigarse bien y estar tranquilo en casa escuchando como los relámpagos retruenan en el firmamento, igual los jardines se transforman y las flores agarran un color especial, el rocio colorea la naturaleza.

Definitivamente la lluvia deja huella y nuestros sentidos como que se acomodan y se dejan transportar por sus gotas golpeando sobre las ventanas, provoca escuchar bonitas canciones y es un lapso de tiempo ideal para recordar viejos amores o evocar algún amigo a amiga lejana.

Berny Polanía V.









0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Arriba