Hay una fuente inagotable de amor que yace dentro de nosotros, tenemos la capacidad de querer y ofrecer amor a nuestros semejantes, es algo que no debemos esconder y muy al contrario es indispensable sacar y ofrendar a diario.

Somos una gran hermandad que debe integrarse, ante el universo somos uno y funcionamos al unísono con las cosas que nos rodean, somos seres perfectos de la creación y tenemos que aprender a querer a quienes nos rodean y conviven con nosotros en el planeta.

Debemos desterrar las guerras, los rencores, los odios, no hay para que juzgar, ni envidiar y menos criticar, hay de sobra para todos, y nuestro compromiso debe ser el de ayudar y ofrecer lo que podamos a nuestros semejantes desinteresadamente, deja que hable siempre tú corazón.   

Berny Polanía V.










0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Arriba