Yaces encadenada a un pasado que ya no mejorará, expiran tus momentos tristes y solo puedo hacerte caminar hacia la alegría, buscando la felicidad perdida, ese despertar que precisa tú corazón.

Los vacios del tiempo deben llenarse con ilusiones verdaderas, la magia del amor saca del sombrero la pieza que te falta y el rompecabezas se arma de anhelos, construyendo un dique que bloquee ese pasado detenido, que no permite que evoluciones hacia la dicha.

Acaso donde estabas, en que camino perdida dentro de la oscuridad,  es hora de encender la luz y permitir que esa transparencia ilumine nuestros corazones apagados, deja que en la distancia inútil de la desperanza, amanezca un nuevo sol que irradie con alegría nuestros corazones.

Unamos estas dos tristezas y dejemos que nazca una nueva criatura alegre, un nueva chispa de felicidad, construyamos definitivamente el camino despejado del amor, es hora de hacer despegar los instintos y que fluyan las sensaciones definitivas que nos cobijen con su calor.

Es hora de reaccionar al letargo, es hora de encaminar nuestros destinos al unisono, de arrancar con fuerza hacia un nuevo rumbo, hacia el extasis, hacia la armonia, hacia la semblanza definitiva del perfecto cuento de hadas.

Ahora es el tiempo de taponar heridas, descongestionar tristezas, es hora de anclarnos juntos bajo el tornado inmenso del amor, que la dicha del universo nos amarré por siempre, que la alegría de querernos fluya por nuestras vidas, y que seamos felices para la eternidad.

Dejemos que esta partitura meastra retumbe sobre nuestras vidas y sus hermosos sonidos hagan eco desde ahora en nuestros corazones, para que juntos podamos bailar al ritmo cadencioso de un amor recién nacido y el baile extasie de dicha estos felices corazones.

Berny Polanía Vorenberg







0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Arriba