A pesar de no estar en tú presencia, ni poderte mirar a la cara, descubro con mis ojos cerrados que tú sonrisa ilumina mi corazón, y observo a tú ser amándome através del mundo, respira mi alma tú calidez y nuestros sueños levantan los anhelos conjuntos.

Casi al amanecer se despierta mi ser llamándote, reclamando tú presencia distante, anhelando ya verte y saberte bien, cuanto más lejos estás, más inmenso mi grito ensordecido que espera que en el silencio tú voz se abra paso y regrese a mí con el viento.

Tardas, no te escucho, no te miro, y sin embargo mi corazón guarda la llave de nuestro amor y crece el sentimiento, aparece cada día más grande, cada instante más fuerte, cuando es sincero un amor, jamás se desvanece, no importa cuanta distancia lo separe, ni cuanto tiempo pase.

Berny Polanía V.





0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Arriba