Cada mínima experiencia de vida debe ser atesorada porque representa un aprendizaje necesario para hacernos mejores personas, nuestro rumbo es siempre ir hacia arriba, por eso debemos poner atención y sacar provecho de nuestro errores y fortalecernos.

Los actos que realizamos, los trabajos que emprendemos y el aprendizaje que precisamos son cosas que nos van a rodear cada día, es preciso que logremos determinar cada cosa y lo que produce en nosotros, como nos motiva o nos desvia de la razón de nuestra existencia.

Solamente cuando entendamos que estamos en el universo como escuela de vida, podremos descifrar nuestra razón de estar aquí, el dolor nos hace fuertes, el amor nos reconforta, compartir nos alimenta, y ensayar nos proyecta, mientras más lios, más fuertes seremos, el mejor estado del hombre es hallarse en el fondo, porque es ahí cuando aflora la verdadera capacidad de lograrlo todo.

Berny Polanía V.




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Arriba